Molinos, si: pero de la razón.

Durante las últimas fechas me han llamado la atención diversas actitudes que me han llevado a reflexionar sobre si el empuje de las pseudociencias es tal, o tiene un mayor eco por lo sensacionalistas que son y la falta de acción por parte de aquellos que pueden ponerlas en un lugar más apropiado.

qmph-blog-molinos-jarre-aero

Por un lado uno de los farmaceúticos que en nuestro país rechaza abiertamente la homeopatía (cumpliendo así además con las obligaciones éticas de esta profesión) Alonso Luengo (Gijón), durante el acto online #NoSinEvidencia que organizó la Deleg. de estudiantes de Medicina de la Univ. de Valladolid con el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) contra las pseudociencias y la charla que pretendía dar en esa universidad Josep Pàmies, comentó de una forma algo derrotista una realidad que nos entristece: el negocio de muchos por encima de la ética farmacéutica:

En nuestra opinión, dicha supuesta obligación no es tal en casos como la homeopatía y podría provenir de un error de interpretación. Tal como indica la Ley 29/2006 de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, artículo 84.3, las oficinas de farmacia están obligadas a dispensar los medicamentos solicitados siempre que cumpla con el reglamento: los productos homeopáticos (a día de hoy) no son medicamentos, y carecen p.ej. de código ATC. De hecho, pueden hacer publicidad precisamente por este hecho.

Las oficinas de farmacia tampoco están obligadas a disponer de existencias de productos homeopáticos al no estar incluidos (lógicamente por su carencia de efectividad comprobada) en ninguna lista que así lo requiera (las elaboran las comunidades autónomas, como p.ej.  la Junta de Andalucía) Además, siempre queda la objeción de conciencia, tema en el que se espera una sentencia del Tribunal Constitucional.

qmph-blog-molinos-DeLorean

Sobre el pasado no podemos ejercer efecto, si sobre el futuro, y hay que hacerlo desde la firmeza y la convicción que sabemos que Alonso Luego tiene. Eso si, sin dejar un ápice de espacio al desaliento.

Influencia y movilización

Por otro lado, a raíz de la cancelación de una charla de Josep Pàmies en una universidad pudimos conocer que la presión ejercida por diversos colectivos había hecho (de forma indirecta) reaccionar al rector correspondiente.

La movilización y el “ruido” provocaron que alguien más directo avisase a dicho rector. Entre los implicados en dicho aviso estuvo Bernardo Herradón, investigador del CSIC y uno de los grandes divulgadores de ciencia en nuestro país. Sin embargo, su análisis de lo ocurrido no coincide por completo con el nuestro. Nos parece que solo se centra en el paso en que alguien con “influencia” consiguió avisar y se logró la consiguiente cancelación.

qmph-blog-molinos-Pamies-cancelado-valladolid Esa es parte de la historia, y da un cariz derrotista al restode actores. Sin embargo, la movilización colectiva a través de las redes expuso la intención de celebrar el evento, puso en alerta a muchas personas y demostró eficacia (aunque fuese de forma indirecta) de denunciar ciertas cosas a través de las redes sociales. Muy de acuerdo con Herradón en muchas otas cosas, como en que hace falta más (y mucha) cultura científica (y pensamiento racional) desde todos los frentes desde bien pequeños.

Y no, no somos unos pocos luchando contra molinos, somos más de lo que parece. Pero es que, además, NOSOTROS SOMOS LOS MOLINOS porque la razón y el bien del grupo son argumentos aplastantes que soplan en nuestro favor, y con los que no cuenta la minoría que promueve y se beneficia de las pseudociencias. No demos por hecho cosas como que la mayoría de población les apoya: no es cierto. Las pseudociencias si dan por ciertas cuando son falsas: es una de sus técnicas para confundir y engañar. Hay que moler a las pseudociencias… ¡y demolerlas!

qmph-blog-molinos-moler-pseudociencias

Sobre Pàmies, a día de hoy, son cinco los eventos en instalaciones públicas que le han sido cancelados: dos en recintos universitarios (Valladolid y Salamanca), dos en institutos de educación secundaria (Aranjuez y Valencia) y un centro municipal (Salamanca). Y eso con el impulso de unas pocas personas muy comprometidas en la lucha contra el engaño pseudocientífico y charlatanesco.

Paso a paso, firmes en el esfuerzo

Aunar esfuerzos, difundir la lucha y sus beneficios directos, sumar, ser persistentes, no ceder ni un milímetro ante los que fomentan lo irracional… Aunque seamos menos los que damos la cara contra las pseudociencias muchísima más gente de lo que podamos pensar está con esta causa., incluyendo personas influyentes y famosas (como recientemente demostraba Goyo Jiménez en Radio4G) Muchos lo demuestran de forma directa, otros hacen una labor más silenciosa llevando el pensamiento crítico (y usando las herramientas que proporcionamos) a sus círculos más cercanos. Todo gesto es importante.

El hecho de que hayáis apoyado a este proyecto con vuestros votos para que pudiese estar y finalmente ganar en la final de los premios Bitácoras.com una categoría como “acción social” (donde hay grandes organizaciones dedicadas a los demás) es un claro ejemplo de que muchos están deseando colaborar y están comprometidos con la causa, pero necesitan molinos, personas y organizaciones con convicción y determinación que les ayuden y abran camino. Por nuestra parte, tenemos claro que seremos un molino de la razón.

Os invitamos a serlo también.

qmph-blog-molinos-la-mancha

Print Friendly, PDF & Email
1/52/53/54/55/5 (1 votes, average: 5,00 out of 5)
COMENTARIOS
(Atención: Comentar o suscribirse implica aceptar nuestra política de privacidad.)

2 respuestas

  1. avatar Bernardo Herradón 03/12/2014 / 13:34

    Hola Isidoro,

    Felicidades por el post y por tu magnífica labor en esta tarea de lucha contra la falacia, el esoterismo, los engaños, la pseudociencia, pseudomedicina, pseudocultura,…

    Lo que dije en la reunión de PRINCIPIA en Cuenca es que deberíamos (también) centrar nuestros esfuerzos en intentar llegar más rápidamente a los que tienen poder de decisión. ¡Ojalá podamos convencer al nuevo ministro de Sanidad de que prohiba todos los remedios pseudomédicos!

    Es importante seguir dando la lata de manera individual a través de los medios de los que dispongamos, pero muchas veces estos esfuerzos llegan a poca gente; y, sobre todo, lo que es importante es que el mensaje no va a llegar rápidamente a los que pueden actuar.

    Eso es lo que dije en Cuenca. Las conferencias anunciadas de este charlatán en las universidades de Salamanca y Valladolid estaban tan próximas en el tiempo, que la movilización en la web no hubiese llegado a los rectores (no creo que los rectores estén directamente pendientes de lo que se cuece en la red). Precisamente estas dos universidades (creo, si me equivooco, me corregís) tienen a dos científicos como rectores, por lo que no hay que convencerlos de que lo que promulga Pamiés es pseudociencia.

    Un abrazo.

    • avatar admin 03/12/2014 / 13:46

      Hola Bernardo, ante todo muchísimas gracias por participar con tu (acertado además) comentario.
      Complementaste en Principia lo que dijiste en Twitter, y tan pronto estén los vídeos publicados añadiré esas palabras. Pero no compartiendo el punto de vista quijote/molinos que pusiste en el “tweet” preferí expresarlo en este artículo, sobre todo para tratar de motivar e impulsar la lucha que compartimos y en la que estás también comprometido hasta la médula.
      ¡Un fuerte abrazo!

Comentarios cerrados.