Injusticia a la española: el Síndrome Tóxico (IV)

Cuarto artículo de la serie sobre el Síndrome Tóxico. Esta crisis sanitaria de enorme dimensión y transversalidad sacudió España en 1981. Acceder al resto de artículos.

La crisis económica de los años 70 seguió en España a comienzos de los 80. La pobreza de muchas familias obligaba a hacer “encaje de bolillos” para comer. La venta ambulante era habitual y muchas veces carecía de control sanitario. El aceite de oliva era para muchos un lujo. Algunos vieron una forma de lucrarse.

En 1977, dos hermanos de origen toledano montaron en Carabanchel (Madrid) un pequeño negocio de venta de aceites. Uno tenía algo de experiencia en el sector al haber sido repartidor. Pese a la feroz competencia y lo apretado de los precios crecieron rápidamente. Vendían “puerta a puerta” y también a revendedores que usaban ese mismo método o la venta ambulante.

qmph-blog--sindrome-toxico--RAEL-1--Poisoned-Lives

Almacén en Alcorcón de RAELCA (Documental “Poisoned lives”, 1991)

Los hermanos Ramón y Elías Ferrero ampliaron el negocio en 1979. La empresa, ya en Alcorcón (Madrid), se constituyó junto con un cuñado de Elías (Cándido Hernández). Disponían de una nave de más de 700 metros cuadrados. En el cambio de local también dejaron atrás parte de su “artesanía”. Contaban ahora con una máquina para producir garrafas de plástico. Nada mal para jóvenes alrededor de la treintena. Seguir leyendo

1/52/53/54/55/5 (No Ratings Yet)

Injusticia a la española: el Síndrome Tóxico (III)

Tercer artículo de la serie sobre el Síndrome Tóxico. Esta crisis sanitaria de enorme dimensión y transversalidad sacudió España en 1981. Acceder al resto de artículos.

Pasado más de un mes de la primera muerte (Jaime Vaquero, 01/05/1981) España según saber la causa de la “neumonía atípica“. Ninguna de las numerosas hipótesis (algunas simples bulos) encajaba con el cuadro clínico. La alarma social era creciente y había afectado al consumo de productos como verduras y frutas. Incluso algunos sacrificaron animales domésticos como perros o pájaros por el temor a un contagio.

qmph-blog--sindrome-toxico--Laboratorio-central-Aduanas--Madrid

Sede actual del Laboratorio Central de Aduanas (Madrid).

Horas después de su primera carta al ministro de Sanidad el pediatra Juan Manuel Tabuenca recibió unos resultados cruciales. El Laboratorio Central de Aduanas halló algo en unas muestras de aceites que Tabuenca remitió el día 3 de junio. El doctor mandó de inmediato una nota al secretario de Estado de Sanidad (Sánchez Herguindey). Eran las 8 de la tarde del 10 de junio de 1981. La recoje Gudrun Greunke en su libro “El montaje del Síndrome Tóxico” (que recibirá más adelante la pertinente crítica):

“Querido Sr. Secretario de Estado:
Le comunico que el resultado de la encuesta realizada entre sesenta enfermos de neumonía atípica es que toman aceite a granel de vendedores o mercados ambulantes al 100%. Todos ellos niños. De cincuenta encuestados sanos toman el 6,4% (de las consultas quirúrgicas). Me acaban de comunicar del laboratorio que encuentran en todas las muestras del aceite, acetil anilida, sustancias cuya toxicidad y mecanismos tengo que estudiar y comprobar.
Mañana, sin embargo, se continuarán estudiando estos datos en sangre ya que sería decisivo comprobar la presencia de esta u otras sustancias. Parece tratarse de un aceite muy mezclado y de baja calidad, no tiene marca y todos ellos de venta ambulante exclusivamente, no parece, en principio, que pudiera tener aceite mineral.”

El desconcierto del aceite

Alguien debió reconocer de inmediato la gravedad que entrañaba la presencia de anilinas. Y no solo por su toxicidad. Implicaba la existencia de graves alteraciones en el circuito alimentario. La Dirección General de la Salud Pública emitió esa noche un comunicado que llegó a aparecer en el último Telediario. Seguir leyendo

1/52/53/54/55/5 (No Ratings Yet)