Injusticia a la española: el Síndrome Tóxico (II)

Segundo artículo de la serie sobre el Síndrome Tóxico. Esta crisis sanitaria de enorme dimensión y transversalidad sacudió España en 1981. Acceder al resto de artículos.

El Ministerio de Sanidad salió al paso de la noticia de tres posibles nuevas muertes por la “neumonía atípica” y anunciaba para la mañana del 21 de mayo de 1981 una rueda de prensa de su titular. D. Jesús Sancho Rof, ministro de Trabajo, Sanidad y Seguridad Social (denominación completa en ese momento de dicho Ministerio) ya tenía experiencia ministerial tras haber ocupado la cartera de Obras Públicas y Urbanismo desde 1979 en el gobierno de Adolfo Suárez. También es interesante reseñar que durante algo más de un año (entre 1974 y 1975) fue Director General de RTVE.

qmph-blog--sindrome-toxico--Jesus-Sanchez-Rof

El ministro Jesús Sánchez Rof (derecha) junto al fundador de la CEOE (Carlos Ferrer Salat).

La comparecencia de Sancho Rof (doctor en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid) ha quedado para la historia como ejemplo de mala comunicación en tiempos de crisis. Un ejemplo del cual posteriores ministros no aprendieron nada como demostraron en crisis como la de “las vacas locas” o la del “Prestige“.

Mientras El País llevaba el asunto en portada al día siguiente medios como La Vanguardia o ABC lo mantenían en páginas interiores en una jornada destacada por el relevo en la presidencia de Francia (François Mitterrand sustituyó a Valéry Giscard d’Estaing).

La comparecencia de Jesús Sancho Rof

Según el entonces Ministro se tenía ya aislado al causante (“Se detecta el micoplasma y ningún otro agente. En los cultivos, el germen crece como micoplasma.”) aunque se desconociese cuál era exactamente (“Se sabe cuál es el agente en un 90%, pero no su segundo apellido.”). Por ello el Ministerio ya estaba centrado en otras cosas (“Las preocupaciones de Sanidad no se centran en el brote epidémico, sino en que se cree un ambiente de psicosis, una sensación más peligrosa que la propia epidemia”). Lo cual estaba muy alejado de la realidad y plagado de contradicciones. Seguir leyendo

1/52/53/54/55/5 (No Ratings Yet)